Time, take me away cause I can barely hold on

viernes, 7 de febrero de 2014

Lost at home

Parece que el perro negro sigue por aqui, que no quiere irse dice, que esta muy bien donde esta y que ahi se va a quedar...


No se si es bueno o malo pero siempre he sido una persona que atesora los detalles quizas demasiado, me explico:
Cuando alguien es importante para mi, o esta empezando a serlo, guardo cada detalle tonto en un cajoncito de mi mente y se convierte en un icono representativo de esa persona hasta el fin de los tiempos, una cancion, una frase, un dia, donde estaba yo en ese momento, como, porque, un tatuaje, la cancion que escuchaba cuando me hicieron feliz, y cuando me hicieron la persona mas infeliz del mundo.
Todo eso en conjunto se convierte en una sensacion que asocio sistematicamente a esa persona, y una vez mi cabeza tiene fijacion con alguien todos esos detalles me persiguen a todas partes y si no me persiguen tranquilos que ya me ocupo yo de meterlos donde pueda.

Supongo que lo que quiero decir con esto es que no entiendo lo que esta pasando en mi cabeza, me siento como una vela a la que el viento sopla en dos direcciones y a la vez en ninguna de forma que no se ni a donde ir ni si quedarme quieta, y aunque yo me quede quieta mi cabeza no piensa hacer lo propio, no señor, tiene demasiado trabajo que hacer torturandome con mis detallitos.

Bienvenido caos, te echaba de menos